Duque

Con el peor pronostico ya camina